Conexión al exterior

En la arquitectura moderna, la cocina cada día toma una notoriedad cada vez mayor, por el hecho de que es un espacio funcional, de trabajo, pero para muchos de disfrute y relajación. Sirve para practicar el hobby de la cocina, o bien la coctelería, tener una charla con amigas en la isla, o un desayuno por las mañanas. Ante eso, se ha buscado la manera de darle más vitalidad a este espacio, a través de grandes ventanas.

La idea es colocar las cocinas adyacentes al jardín, de modo que el ventanal genera la sensación de estar en ambos lugares a la vez, ya que, mientras se cocina, se puede disfrutar del hermoso día que hace afuera.

De la misma manera, si se hacen comidas con amigos, se pueden abrir los ventanales, conectando la cocina con el patio, sin necesidad de que al que le toca cocinar, se pierda la mitad de la reunión por no encontrarse en el mismo espacio.